Síguenos en:

02 abril, 2018

Crónica de la estación de penitencia del Martes Santo

Fot: Agrupación de CCHH

EN EL TEMPLO

Las hermanas estaban citadas en Santa Catalina a las 19:15 horas. Capirotes negros, trajes de calle con gasa, greca y cera blanca iban enlazando las esquinas de las calles hasta llegar a la puerta de la parroquia.

A las 19:30 daba comienzo la Santa Misa compartida con la comunidad parroquial. Fue presidida por Juan Antonio Torres, coadjutor de Santa Catalina y que luego nos acompañaría en la estación de penitencia. Una vez concluida la Celebración, NH María José Martín, diputada mayor de gobierno, ordenaba por megafonía cerrar las puertas de Santa Catalina. Las fiscales de tramo ordenaban las filas. Las encargadas del ropero vestían a acólitos y priostía, repartía los enseres asignados en la papeleta de sitio.

Antes de los previsto, el cortejo quedó formado en el pasillo central del templo. El paso era trasladado al crucero de Santa Catalina.

A las 20:43 minutos se apagaron las luces del interior guardando silencio. A las 20:45 horas NH. María José Martín llamaba a la Puerta del Santísimo que se abría dejando pasar la luz de la tarde. La Hermandad estaba en la calle. 


EN LA CALLE

  • De ida a Carrera Oficial
Un cielo azul y una temperatura agradable. "Mater Dolorosa", la capilla musical que nos acompañaba precedía el paso de la Cruz de Guía. Se hacía el silencio en el Cuadro de Jesús y las hermanas salían ordenadamente por la puerta, tal y como manda el canon casi centenario de una Hermandad pozoalbense: Sección de nazarenos y sección de nazarenas.

Fot: Agrupacion de CCHH
La Plaza de la Iglesia tenía los colores de los días grandes. La gente se arremolinaba en las aceras y nuestra venerada Titular cruzaba de parte a parte con "Virgen del Valle" de Vicente Gómez Zarzuela, interpretada por la Banda de Música Santa Cecilia, de Pedroche.

La diputado de horas y fiscal de Cruz de Guía, NH. Carmen Ranchal, iba dictando las horas, los minutos, que se iban abandonando este Martes Santo. No hubo retrasos reseñables y al dejar atrás la ermita de Jesús de la Columna nos plantamos en la remodelada calle León Herrero. Aquí, para nuestra sorpresa, encontramos más público que el pasado año. 

Llagamos al Pozo Viejo y giramos hacía Tinte y Feria a buen ritmo. Sin darnos cuenta cruzamos por la Plaza del Cronista Sepúlveda y con 4 minutos de adelanto llegamos a la frontera de la Carrera Oficial. 

  • Carrera Oficial

Una desangelada Carrera Oficial nos aguardaba. Como viene siendo habitual en esta última década,las sillas al menos en su primer tramo, estaban prácticamente vacías. No vamos a entrar aquí en las posibles causas. 

Fot: Agrupacion de CCHH
Con el caminar que nos caracteriza la fuimos atravesando con un tiempo de paso no superior a 35 minutos. Las hermanas se estiraban y muy ordenadamente salían por la calle Jacinto Benavente. En este punto, desde un balcón se hacía una pequeña petalada con sus correspondientes aleluyas que una de nuestra hermanas, tiene el gusto de regalar desde las alturas a la Virgen. 

  • De vuelta a Santa Catalina.

La salida de Carrera Oficial concentró al menos hasta la esquina de Vicente Aleixandre a numeroso público, sobretodo joven. La estrechura de Jacinto Benavente y la Cruz del Risquillo en Hermanas Moreno Pozuelo iban a dejar estampas muy bellas que pudieron disfrutar decenas de paisanos. En el Risquillo nos espera un pequeño altar de la familia García-Rubio, nos consta su devoción a María Santísima de Los Dolores. 

Nos adentramos en los aledaños de Santa Catalina por Vicente Aleixandre. Celestino Martínez queda en la intimidad y en el gusto de la poca gente que allí se dio cita. La entrada fue menos concurrida que otros años. 

Con unas cinco minutos de adelanto entró la Cruz de Guia en Santa Catalina. El paso lo hizo poco después y cuando por fin estuvo en el interior de la parroquia, en su lugar habitual, las hermanas entonaron el canto de la Salve cerrando una magnifica estación de penitencia el Martes Santo y dando público testimonio de fe y Amor a María Santísima de Los Dolores.


LA HERMANDAD EN NÚMEROS


La nómina del Martes Santo presenta sensibles diferencias con respecto al año anterior. El número de hermanas que realizó estación de penitencia es un 6,89 % inferior. Se ha notado sobretodo en las hermanas de cirio y juventud Servita. Esto puede ser debido a diversas causas.

Como curiosidad la estación de penitencia del Martes Santo superó, entre servidores y músicos, los dos centenares de personas.